Internacional

Latinoamérica: Sin igualdad de género no habrá desarrollo sostenible

En 40 años se ha pasado de la lucha por la igualdad de oportunidades a la lucha por la igualdad de derechos


* Las mujeres debemos desmantelar la cultura de los privilegios: Alicia Bárcena

Sara Más , corresponsal

Sara Más, corresponsal
SemMéxico/SEMlac, La Habana, 5 octubre 2017.- Alicia Bárcena, secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), dijo en la capital cubana que sin el avance de las mujeres y la igualdad de género, no será posible el desarrollo sostenible.

Al intervenir en la 56 Reunión de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre la Mujer, Bárcena remarcó que el principal aporte de los consensos y conferencias sobre el tema es haber pasado de la lucha por la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres a la igualdad de derechos.

“La igualdad debe estar asociada a la titularidad de derechos”, subrayó la funcionaria al abrir la mesa por los 40 años de la Primera Conferencia Regional sobre la Integración de la Mujer en el Desarrollo Económico y Social de la región, realizada en La Habana, en 1977.

La secretaria Ejecutiva de la Cepal llamó a moverse de la cultura de los privilegios, “que debemos desmantelar las mujeres”, a la cultura de la igualdad, y señaló que se requieren tres autonomías fundamentales para lograr la emancipación plena de las mujeres: la económica, la política y la física.

Entre los progresos experimentados en estas cuatro décadas, mencionó el paso de la esperanza de vida al nacer de 66 a 77 años, contar con una población femenina más urbanizada y notables avances en la preparación y educación de las mujeres.

Sin embargo, dijo, persisten sombras como las grandes desigualdades, la falta de políticas de seguridad social que las amparen, las altas tasas de embarazo adolescente, la pobreza y el analfabetismo, que afectan más a la población femenina.

“La mayoría de los países del continente tienen mujeres muy bien preparadas, pero se quedan en sus casas porque no contamos con sistemas de cuidados y capacidades para que ellas salgan a trabajar en pleno ejercicio de sus derechos”, expuso como ejemplo.

Como resultado, se ha incrementado la participación femenina en el mundo laboral, que suma 54 por ciento en el mundo y 46 por ciento en la región, pero lo hacen en sectores de baja productividad.

Aun cuando hay avances en el acceso de las mujeres a la toma de decisiones, llegando a tener jefas de Estado competentes, esos pasos han tardado demasiado, agregó, y dijo que los resultados más visibles están en los órganos legislativos, con 28 por ciento de mujeres.

Bárcena dijo que aún queda mucho por hacer, también, frente a las manifestaciones y actos de violencia contra las mujeres y su expresión más dramática y radical, que es el feminicidio.

Para María Nieves Rico, directora de la División de Asuntos de Género de la Cepal, cada uno de los consensos que se han ido aprobado en la región, hasta haber llegado el pasado año a la estrategia de Montevideo, han dialogado con procesos globales y épocas que han dejado su sello particular.

“En este decenio podemos asegurar que no hay tema del desarrollo que no sea tema de mujeres, del que tengamos algo que decir o proponer, justamente porque queremos otro tipo de desarrollo”, sostuvo.

farias@enet.cu

SEM/sm/lr


Comment Box is loading comments...