Mujeres

"Nuestros hijos no son fantasmas", reclaman usuarias de estancias en Oaxaca

Madres y padres trabajadores se manifestaron afuera de la delegación de la Secretaría de Bienestar en Oaxaca.

2019-04-12 15:24:47 Leído : 133 veces.
El grupo de censores llegaron por la mañana, el días y horas hábiles. “Era obvio que no nos iban a encontrar

SemMéxico, Oaxaca, 12 abril 2019.- Madres y padres trabajadores se manifestaron afuera de la delegación de la Secretaría de Bienestar en Oaxaca para demandarle a la dependencia federal revise el padrón se beneficiarios de estancias.


La protesta ocurrió un día después de que la titular de esta delegación, Nancy Ortiz Cabrera, reveló presuntas anomalías durante el levantamiento del padrón de tutores de infantes aspirantes a recibir el pago para el servicio de guardería.


Las manifestantes reclamaron “nuestros hijos no son fantasmas”, en alusión a las declaraciones de la funcionaria acerca de la supuesta inexistencia de menores de edad en estancias, por lo que dio de baja a unos mil 200 niños y niñas.


La funcionaria dijo a la prensa  de las seis mil 646 cédulas de infantes, reportados como beneficiarios de la antigua Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), sin embargo,  la nueva  Secretaría de Bienestar sólo pudo validar a cinco mil 399.


Incluso, subrayó, que los jóvenes censores –identificados como  servidores de la nación- detectaron que “las madres no se encontraron presuntamente por distintas anomalías”.
Por esta razón, los tutores de infantes anteriormente beneficiados con el programa de estancias infantiles de Sedesol acudieron a la delegación de  Bienestar, ubicada sobre la carretera internacional  190, a corregir  a la ex dirigente de Morena, y exponerle las anomalías que detectaron durante el supuesto censo.


Algunos de los testimonios recuperados por este medio coincidente con el de la señora  Alma, de la estancia “Crayolas”. “Los primeros días de marzo, un joven (identificado como “servidor de la nación”) llegó a mi colonia, nos reunimos cuatro vecinas usuarias de la estancia, pero únicamente censó a una , pues argumentó de que no contaba con papelería. Prometió regresar, nos mintió. Tampoco contestó llamadas ni mensajes”.
A su vez, Paco, un padre de familia, sostuvo, que el grupo de censores llegaron por la mañana, el días y horas hábiles. “Era obvio que no nos iban a encontrar, pues somos personas  de trabajo. Yo, por ejemplo, soy comerciante en el mercado de abasto de la ciudad de Oaxaca”.

 




COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS